Ecuador, el primer productor mundial de cacao fino de aroma, utilizado en chocolatería fina, probablemente perderá alrededor de un 15% de la cosecha de cacao de este año después de que las lluvias golpearan los cultivos de la región costera en la nación Andina, manifestó la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao.

ANECACAO, como se conoce a la asociación, redujo su proyección del 2015 a cerca de 230.000 toneladas métricas de una proyección en enero de 260.000 a 280.000 toneladas, Ivan Ontaneda, presidente del gremio, expresó el pasado día Miércoles por teléfono desde Guayaquil.

Lluvias más fuertes de lo normal desde el mes de abril han afectado a la cosecha de mediados de año, dañando las flores de los árboles, lo cual se verá en resultados a inicios del mes de septiembre, mencionó.

El mal clima atravesado en el Ecuador se pone por encima de los problemas en África Occidental, donde las inundaciones en Costa de Marfil y Ghana, primeros productores mundiales de cacao, está bloqueando las carreteras y logrando que las mazorcas de cacao se pudran en los árboles.

“Estamos preocupados por el clima”, dijo Ontaneda, quien también es Presidente de ECO-KAKAO SA. “Al momento debido a las lluvias que hemos tenido, muchas de las flores en los árboles de cacao se han caído, lo que significa que la cosecha principal se verá reducida en un importante volumen.

Cerca de un 30% a 40% de los cultivos en la provincia costera ecuatoriana de El Oro ha sido afectado, dijo Ontaneda. En la provincia de Los Ríos, alrededor del 15% al 20% de los árboles de cacao han sido afectados y al norte en la provincia de Esmeraldas un 20% de los cultivos están golpeados, dijo. La cosecha principal del Ecuador empieza en septiembre y continúa a través de marzo.

El Niño

Los productores, los cuales produjeron alrededor de 245.000 toneladas de los granos el año pasado, todavía monitorean el patrón del clima de El Niño y se preparan para un impacto de moderado a severo, dijo Ontaneda. Ecuador exporta cerca del 95% del cacao que produce, dijo.

El Niño tiene el potencial de afectar al clima y las cosechas de todo el mundo, calentando partes de Asia, llevando lluvias a través de Sudamérica y convirtiendo veranos fríos a Norteamérica.

Los indices de la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico tropical central y oriental están más de 1 grado Celsius por encima del promedio para una sexta semana, de acuerdo a la Oficina de Meteorología de Australia.

Modelos enseñaron que la parte central del Pacifico calentara aún más en los próximos meses, de acuerdo a la Oficina Meteorológica .